FERMENTADOS, SOMOS LO QUE ASIMILAMOS DE LO QUE COMEMOS

Los fermentados combaten los factores externos negativos

Aire, agua, emociones, ejercicio… todos estos factores influyen en nuestra salud pero principalmente la comida es el elemento más importante y entre ella los fermentados juegan un papel importante.

La microbiota intestinal es la que asimila los nutrientes de los alimentos que ingerimos por lo que es muy importante consumir productos fermentados para repoblarnos de microorganismos y poder aumentar nuestro sistema inmune.

A causa de los contaminantes químicos, el deterioro medioambiental y la pérdida de nutrientes en los alimentos a causa de los cultivos (abonados químicos que alteran el producto) y procesamiento industrial, estamos sufriendo un estrés oxidativo alarmante.

Todos sufrimos un déficit de vitaminas, minerales, enzimas… pero también un deterioro de la flora bacteriana y microfauna. Productos recomendados para repoblarla: ver productos

Debemos nutrir el cuerpo humano y el microbiano ya que ambos trabajan en simbiosis (ayuda mutua) el uno con el otro para sobrevivir.

Debe existir un equilibrio entre alimentos prebioticos y probioticos.

Prebióticos: fibras que refuerzan nuestra microbiota intestinal.

Probioticos: alimentos fermentados que llevan microorganismos similares a los que habitan en nuestro intestino.

Esta integración de prebioticos y probioticos nos permite restaurar el equilibrio de nuestra microbiota intestinal y finalmente de nuestra salud.