DE LA BACTERIOFOBIA A LA BACTERIOFILIA

La microbiótica no sólo se usa como herramienta psicológica o para mejorar la calidad de nuestro sistema inmunológico o en agricultura y ganadería.

Aunque menos conocidas, también tiene aplicaciones en depuración de aguas contaminadas, en la fabricación de artículos de limpieza e higiene (incluso en hospitales), en la construcción o en la eliminación de vertidos tóxicos (petróleo e incluso radiactividad).

Hay bacterias y microorganismos que se comen los plásticos o que son capaces de eliminar de nuestro organismo excesos tóxicos como los metales pesados o la radiactividad.

En poco tiempo veremos cómo pasamos de la bacterofobia, propia del momento presente y del pasado, a la bacterofilia, pensamiento adecuado para un mundo simbiótico a cualquier nivel.

Toma probióticos naturales líquidos para mejorar tu microbiota y, por tanto, tu sistema inmunológico. Si no puedes cambiar tu entorno exterior fortalécete por dentro. Visita www.nuxel.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.